Cómo conseguir un Squirt

¿Qué es el squirt?

debemos distinguir qué dos tipos de eyaculación femenina existen:

  • La eyaculaciónmás común entre las mujeres, la que más pasa desapercibida, es en forma de una pequeña cantidad de líquido traslúcido blanquecino.
  • Squirting o squirt, es una expulsión en chorro de grandes o pequeñas cantidades de líquido eyaculatorio.

El fenómeno de eyaculación en squirt depende de las glándulas de Skene. Estas son las encargadas de expulsar el líquido generado en el punto G.

El tamaño de las glándulas varía en función de cada persona. Esto explica por qué no todas las mujeres pueden eyacular en squirt. Una talla reducida en el tamaño de las glándulas, podría hacer que el fluido se vaya a la vagina en lugar de salir al exterior en chorro.

Debes saber que el placer femenino puede llegar de mil formas diferentes, cada persona es un mundo y tiene sus tiempos y sus trucos.

 

© Cuando te encuentre

Lo más importante es hacerlo con calma y seguir los pasos que a continuación os desvelamos. No le mentas presión a la mente y disfruta ¡

  1. Relaja tu mente

La tranquilidad es otro elemento esencial, relájate y disfruta. Si no lo haces y comienzas a impacientarte, la mente podría jugarte una mala pasada. Será mucho más complicado alcanzar el orgasmo. El poder de la mente es casi tan importante como el del cuerpo. Debes estar tranquila y convencida de lo que quieres hacer. Dentro de esta práctica no tienen cabida ni los convencionalismos ni los tapujos.

  1. Conciencia erótica

A veces nos centramos tanto en la meta que no hacemos caso a las señales del camino. Debemos tener conciencia erótica y guiarnos por lo que sentimos, no por lo que queremos lograr. Como ocurre con la felicidad, en el placer, los grandes momentos residen en aprovechar los más pequeños.

  1. Excitación erótica

Para alcanzar el orgasmo con opción squirt, los preliminares son un punto muy importante que no debes pasar por alto…El cuerpo debe estar excitado. Para ello, serán clave los besos, caricias o juegos previos o un masaje que suba la temperatura.

  1. Lubricante

Antes de empezar la estimulación debemos hidratar la zona con lubricante. La fluidez que ofrece puede ayudar a aumentar el placer. Te recomendamos utilizar un lubricante base agua para evitar posibles alergias o irritaciones. También puedes utilizar algún gel para sensibilizar el clítoris y el punto G.

  1. Estimulación del clítoris

Debemos combinar movimientos circulares, de presión y de velocidades (más o menos rápidos). La clave está en prestar atención a lo que nuestro cuerpo nos pide. Puedes ayudarte de juguetes sexuales que te ayuden a estimular el clítoris, nuestro preferido es este, que lo estimula con succión mientras la parte interna estimula el punto G .

¡ una maravilla ¡

  1. Penetración

Esta se hará exclusivamente con los dedos (corazón y anular) o con la ayuda de juguetes sexuales. La pelvis debe estar muy relajada y las piernas abiertas, puedes ayudarte de una almohada para elevar tus caderas. Si eliges la opción de juguetes sexuales, lo recomendable es que sean vibradores. Te recomendamos este vibrador de silicona con 20 modos de vibración para una experiencia increíble. Por si no te decides, aquí te dejamos una galería para inspirar tus ideas.

  1. Zona G

Un punto muy decisivo es estimular bien la zona G, esta se encuentra a dos falanges del interior de la vagina con dirección hacia el clítoris. Se deben realizar ligeras presiones en círculos y con movimiento de “ven acá “variando la velocidad y de manera intermitente. Esto aumentará la presión en las glándulas skene, como mencionamos, encargadas de producir el líquido eyaculatorio. Puedes ayudarte de juguetes sexuales especialmente diseñados para estimular esta zona, los reconocerás por su forma curvada, te permitirá llegar a las zonas de tu cuerpo más sensibles para alcanzar sensaciones mejores.

  1. En el exterior

Mientras masajeamos el interior de la zona G, podemos utilizar el pulgar para seguir rozando el clítoris de forma externa. La doble estimulación puede ayudarte.

  1. Movimientos pélvicos

A medida que la excitación sea mayor, debemos mover la pelvis hacia adelante y apretar las nalgas. De esta manera, los músculos se contraen y el placer es mayor. Normalmente, facilita a alcanzar el orgasmo. En pocos segundos comiences a sentir que el squirting está a punto de llegar.

  1. Sensación de orinar

Puede que durante el proceso tengas la sensación de orinar, tranquila, el squit no está lejos ( no tiene por qué haber orgasmo cuando tenemos un squirt). No debes alarmarte, debes continuar relajada y seguir disfrutando. En lugar de decir y pensar “ para que me meo “ piensa no pares que me corro. Si te paras, va a ser mucho más difícil.

 

NOTA MENTAL :

El Kamasutra (escrito entre 200-400 d. C.) habla del “semen femenino” que “cae constantemente”, mientras que un texto taoísta del s. IV, “Las instrucciones secretas de la habitación de jade”, hace la distinción entre una “vagina resbaladiza” y “los genitales transmiten fluido”. Korda y sus colegas razonaron que lo último puede ser claramente interpretado como eyaculación femenina.

 

A Jugar !!!